Inflación alcanza niveles alarmantes según mediciones privadas

La situación económica en Argentina está atravesando un período crítico, especialmente en lo que concierne a la inflación. Según mediciones privadas, la inflación durante el mes de agosto ha alcanzado preocupantes niveles de dos dígitos, generando alarmas tanto en la comunidad de expertos económicos como en la población general.

Impacto sectorial de la inflación

La Fundación Libertad y Progreso presentó datos perturbadores respecto a la inflación en diferentes sectores económicos. Alimentos y bebidas no alcohólicas experimentaron un aumento del 9,9%. En el campo de la medicina, el incremento fue del 16%, mientras que en comunicaciones se registró un 15,2%. Además, los sectores de vivienda y educación no se quedaron atrás, con un alarmante 14,5% de aumento. Esta elevada tasa de inflación afecta no solo al consumidor final, sino también pone en riesgo la estabilidad de diversas industrias.

Datos y proyecciones preocupantes

Aparte de la Fundación Libertad y Progreso, otras consultoras, como Ecolatina, aportan cifras igualmente alarmantes. De acuerdo a sus cálculos, la inflación para agosto fue del 11,2%. Además, las proyecciones para septiembre indican que los números podrían oscilar entre el 8,5% y el 10%, lo cual sugiere que la tendencia inflacionaria aún no muestra signos de desaceleración.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC-LyP) para agosto de la Fundación Libertad y Progreso marcó una suba mensual del 10,7%, siendo esta la tasa más alta desde marzo de 1991. Esta aceleración representa un aumento en la tasa de variación mensual de 4,3 puntos porcentuales respecto al último dato proporcionado por el INDEC, que fue del 6,3%.

La inflación acumulada durante los primeros ocho meses del año ha llegado al 77,3%, la cifra más alta en 22 años. Además, la variación interanual del índice de precios llegó a un preocupante 120,8%, poniendo en evidencia que la estabilidad económica del país está en un estado crítico.

Un aspecto crucial en este escenario inflacionario es la devaluación del peso argentino. En agosto, los precios aumentaron un 13,4%, según mediciones privadas, a raíz de una devaluación del 22% del dólar oficial. Estas cifras alimentan las expectativas de nuevas devaluaciones, lo cual está generando una presión al alza en las proyecciones de inflación. Se espera que, para fin de año, la inflación supere el 150%.

Medidas gubernamentales

Si bien el gobierno ha tomado medidas como congelamientos de precios para aliviar la situación, estas soluciones parecen ofrecer solo un respiro temporal. En vez de resolver el problema de raíz, podrían estar acumulando una inflación reprimida que podría manifestarse en el futuro cercano.

En este contexto, la inflación se está convirtiendo en una preocupación de primer orden tanto para las autoridades como para la ciudadanía, que ven cómo su poder adquisitivo se erosiona cada día más.

Con este panorama, queda claro que la inflación es una de las principales amenazas para la estabilidad económica y financiera del país. Las consultoras privadas y los datos económicos corroboran esta preocupante tendencia, que no parece tener un fin a corto plazo.

Noticias Relacionadas

El FMI proyecta una inflación del 120% y contracción del PIB para Argentina en 2023

Medidas económicas ante la inflación y la devaluación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Otros Artículos